En el centro de la ciudad moderna, a unos pasos del Campidoglio y el Vittoriano, se encuentra el corazón de Roma antigua: un conjunto de grandes plazas, el centro de la principal comunidad política, legal y de negocios de la ciudad.


El Foro Romano, la plaza más antigua de Roma, el centro absoluto de carácter social, religioso y político, está en una antigua depresión dominada por las colinas más famosas de la ciudad: el Palatino y el Campidoglio, el primero conectado a la tradición de la legendaria fundación de Roma por Rómulo y decorado por preciosos palacios imperiales, el segundo símbolo del poder religioso con su majestuoso templo de Júpiter (Giove Capitolino).


En esa área y sus alrededores, con un montón de remodelación de las tierras y revoluciones urbanas, Julio César, Augusto, Vespasiano, Nerva y Trajano completaron la zona de las plazas públicas, rodeando el Foro Romano Republicano con el Foro Imperial, clara evidencia también hoy de la grandeza de la Roma imperial.


En el valle siguiente, después de haber drenado un lago gigante dentro de la Domus Aurea de Nerón, Vespasiano construyó el Coliseo por las "venationes" y las luchas entre gladiadores: el más grande y más famoso anfiteatro romano, inaugurado por su hijo Tito, sigue siendo considerado una de las siete maravillas del mundo moderno.


A su lado, el primer emperador cristiano de la historia de Roma, Constantino erigió un arco monumental, llamado Arco de Costantino, para recordar sus empresas y la famosa batalla de Puente Milvio, con la famosa visión de la cruz.


La duración de la visita de la Roma Imperial será de unas 3 horas, y incluye la visita al interior del Foro Romano y del Coliseo, con detalles externos dedicados al Foro Romano y el Arco de Constantino.


El tour no incluye el pago de las entradas necesarias para el Foro Romano y el Coliseo.